Saltar al contenido

Picudo de los cítricos- Compsus sp.

Es un insecto del orden Coleóptera. Los adultos miden de 8 a 13 mm, son de color blanco perla con líneas longitudinales y manchas de color verde, azul o café iridiscentes; sus élitros son esculpidos, ligeramente rugosos.

Cuando están recién emergidos del suelo son blandos, con una coloración rosada y blanca, y poseen mandíbulas muy grandes.

Los machos son más pequeños y más delgados que las hembras; además, la diferencia entre sexos se hace evidente en la parte ventral, pues el último segmento abdominal en las hembras es más largo, tiene mayor número de setas y la margen posterior es puntiaguda, mientras en los machos es redondeada.

El Picudo de los cítricos que afecta sus cultivos – CitriCaldas

Los huevos del picudo son ovalados, alargados y lisos, miden aproximadamente 1 mm.

Recién ovipositados son de color amarillo claro, luego se tornan de un color más opaco y transcurridos dos días son de color crema con los extremos translúcidos.

Uno o dos días antes de eclosionar se observan claramente las mandíbulas de las larvas a través del corión.

Las larvas son apodas, con cabeza muy esclerosada, de color carmelita y mandíbulas bien desarrolladas; su cuerpo es subcilíndrico y ligeramente arqueado.

Las pupas son de color crema, con ojos negros al final de su desarrollo. Al igual que los adultos se diferencian macho y hembra por el tamaño y el último segmento abdominal, siendo las hembras más grandes.

Las hembras ovipositan en la parte aérea de los árboles, pegando dos hojas o los pliegues de una con sus propias secreciones.

Dentro del pliegue dejan masas irregulares de huevos; además el número de huevos por masa o postura en campo y laboratorio es muy variable.

Una hembra puede colocar hasta 4.260 huevos en un año, en condiciones de laboratorio.

La duración del estado de huevo es de 9 a 14 días, dependiendo de las condiciones climáticas. Las larvas neonatas caen al suelo y se entierran rápidamente.

Te puede Interesar  Minador de los citricos -PhyllocnistisCitrella (Lepidóptera, Gracillariidae)
PICUDO DE LOS CITRICOS, COMPSUS SP. – CitriCaldas

Primero se alimentan de raicillas y pelos absorbentes, posteriormente consumen la corteza de raíces secundarias y pivotantes.

El periodo larval es variable y depende de las condiciones del suelo y de la alimentación.

La larva, en su último instar, construye una cámara pupal de tierra y allí se alberga la pupa durante uno o dos meses.

La larva del picudo daña las raíces de los árboles, lo cual causa un debilitamiento similar a una deficiencia nutricional, debido a que las lesiones profundas que hace en la raíz dificultan el paso normal de nutrientes.

Adicionalmente, estas heridas favorecen el ataque de patógenos como hongos, bacterias y nematodos.

Estos daños no solo afectan el rendimiento, sino el tamaño y la calidad de los fruto.

El adulto emerge del suelo al cabo de cuatro o siete meses e inicia nuevamente su ciclo.

Su actividad alimenticia ocurre tanto en el día como en la noche; asimismo, prefiere para alimentarse y ovipositar las hojas del tercio medio de la rama.

El picudo de los cítricos es un mal volador.

Los adultos se refugian en el envés de las hojas o en lugares sombreados; al ser molestados o percibir movimientos se dejan caer al suelo simulando, por instantes, estar muertos.

Este hábito de protección, denominado tanotosis, lo poseen la mayoría de los curculionidos. (Metcalf, 1984, citado por Cano y Bustillo, 2000). En un año se pueden presentar en promedio dos generaciones de adultos de picudo.

Monitoreo del picudo

✓ Picudo de los cítricos, Compsus sp. | Jardineria

• Marque el lote donde se ha detectado picudo y seleccione al azar el 10% de los árboles para determinar el número promedio de adultos por árbol.
• Seleccione preferiblemente árboles de los linderos, de los bordes de carretera o los que están cerca a los centros de acopio de frutas.
• Extienda alrededor de cada árbol seleccionado un plástico de color negro.
• Sacuda de forma suave las ramas de arriba hacia abajo, dándole la vuelta al árbol.
• Observe en el plástico la presencia de adultos, registre el número de picudos por árbol y saque un promedio.
• Observe también en cada árbol si los bordes de las hojas presentan cortes irregulares en las márgenes (muy distintos a los cortes dejados por hormiga).

Te puede Interesar  Plagas: Minador del frijol

Control del picudo

Control cultural

La recolección manual de adultos durante el tiempo de prevalencia de la plaga es un eficiente método de control.

Esta práctica se debe llevar a cabo por lo menos cada 15 días en el lote afectado.

Los adultos capturados se pueden decapitar en el sitio o recolectar en recipientes o cajas de malla para ser remitidos a centros de cría de parasitoides. Por ningún motivo se deben dejar vivos en el lote una vez colectados.

Control biológico

El picudo, bajo condiciones naturales, posee una gran cantidad de organismos que regulan sus poblaciones, en especial cuando el agro ecosistema está en equilibrio (Moncada, et al, 2001).

También es posible lograr una regulación de la plaga con microorganismos como los hongos entomopatógenos. Estos agentes microbiológicos se aplican por aspersión dirigida al follaje (Beauveria bassiana) o al suelo (Metarhizium anisopliae).

La aplicación debe ser eficiente, cuidando la calibración de las máquinas, el buen estado de las boquillas, la preparación de la mezcla y el volumen a emplear de acuerdo con la edad y porte del árbol, entre otros factores.

Con relación a los parásitos de los huevos del picudo, se ha detectado parasitismo por diferentes avispas, por ejemplo:
Aprostocerus (Tetrastichus spp), (Hymenoptera: Eulophidae), Haeckeliana spp. (Hymenoptera: Trichogramatidae).

El parasitoide encontrado con mayor frecuencia, y el más promisorio para su multiplicación en crías masivas, es Fidiobia sp. (Hymenoptera: Platygastridae), anteriormente conocido como Gonalezia gloriosa (Hymenoptera: Encyrtiidae) (Pérez, 2000).

En lotes comerciales de naranja se ha encontrado en forma natural este parasitoide de huevos, que también ha sido reportado parasitando huevos de picudo de los cítricos a los 15 días de liberado en campo (Corpoica, 2010). Fidiobia sp. ha mostrado un buen resultado en liberaciones inundativas.

Te puede Interesar  Principales plagas que afectan al cultivo de la palta

(Patiño, 2010).
Otra importante opción de control son las aspersiones con extractos vegetales a base de rotenona y sabadilla, presentes en raíces de leguminosas denominadas barbasco (géneros Tephrosia y Lonchocarpus sp.) y en la planta cebadilla (lirio, Schoenocoulon officinale), respectivamente.

Estos extractos son disuasores alimenticios del picudo de los cítricos, es decir, ejercen un efecto antialimentario en los adultos de la
plaga, como se ha estudiado para Diaprepres abbreviatus en el estado de Florida, USA (Sandoval-Mojica, 2011).

Control etológico

Este método consiste en confundir a la hembra del picudo para que en lugar de ovipositar en las hojas de los árboles, lo haga en cintas dobles plásticas de color blanco o transparente, de 3 centímetros de ancho y 30 cm de largo, dispuestas verticalmente en los árboles donde se ha detectado el picudo.

Se deben colocar de 6 a 8 cintas de la mitad hacia abajo del árbol. Esta medida de control permite hacer una destrucción manual de posturas, logrando cortar el ciclo de vida del insecto desde el inicio.

Por otra parte, esta técnica ha permitido evaluar el parasitismo natural o inducido por Fidiobia sp. a los huevos de Compsus sp

Control químico

Esta es la última opción de manejo. Para efectuarla, deben atenderse las recomendaciones del asistente técnico acerca del uso adecuado y eficaz del plaguicida, cuidando además la salud de los trabajadores y el medio ambiente.